< Volver atras

Rushdie y mis calzoncillos

Anteanoche tuve el placer de conocer a Helen Fielding y Salman Rushdie en Arequipa.
Al verlos juntos se me ocurrió bromear y decirles que ambos venían conectados, ya que Rushdie hizo un cameo en “El diario de Bridget Jones”, la película basada en el libro de Fielding.
Rushdie nos contó que él no era el escritor que originalmente aparecía en el guion, y yo le dije que probablemente había sido elegido por sus cejas mágicas.
Rushdie me respondió elevándolas de una manera encantadoramente mefistofélica.
El hecho es que me acabo de despertar de un sueño en el que me tengo que desvestir porque voy a tener un encuentro íntimo con una “presencia” y, para mi horror, a la manera de Bridget Jones, me doy cuenta de que llevo puestos unos calzoncillos horribles que mi madre me solía comprar en el mercado central de Trujillo, con el estampado de un plátano en la delantera.
Solo espero que esa presencia en mi sueño no haya sido Rushdie con la ceja izquierda levantada.

Suscríbete a estos artículos

Solo escribe tus datos y recibirás las actualizaciones de mis artículos y promociones exclusivas en contenidos descargables.